Helicobacter Pylori, la bacteria de la que todo el mundo habla

Helicobacter Pylori la bacteria en el estómago

Últimamente se está hablando mucho del Helicobacter Pylori y nos ha parecido un tema que podría interesaros.

Helicobacter Pylori:

El nombre propio, Helicobacter Pylori, es una descripción bastante detallada de esta bacteria y nos aporta mucha información.

Estamos hablando de una bacteria con forma helicoidal que se aposenta en la zona del Píloro, que es el conducto y la válvula por donde nuestros alimentos salen del estómago hacia el intestino delgado. El nombre se lo pusieron los dos doctores australianos que aislaron y cultivaron por primera vez este microorganismo en 1979, Warren y Marshall, que en 2005 recibieron por esto el Nobel de Medicina.

Se estima que esta bacteria está presente en dos de cada tres de nuestros estómagos. Si estamos a punto de llegar a los ocho mil millones de personas en el mundo esto quiere decir que cinco mil trescientos treinta y tres millones trescientos treinta y tres mil trescientas treinta y tres personas en el mundo tienen, o tenemos, Helicobacter Pylori en nuestros Píloros y alrededores. La bacteria está presente en todas las poblaciones humanas aunque en los lugares con peores condiciones higiénico sanitarias su incidencia es mayor, llegando al 80% de la población. En España se estima que está presente en el 60% de la población.

Como podéis ver son unos números un poco apabullantes, pero nos ayudan a poner el contexto que necesitamos. Ya hemos comentado en este blog en anteriores ocasiones que más que organismos autónomos las personas somos ecosistemas, con nuestra autonomía, pero muy estrechamente vinculados al entorno en el que vivimos.

De esos dos tercios de la población mundial que tienen Helicobacter en sus estómagos la mayoría tienen una relación de equilibrio y simbiosis con la bacteria y no les representa ningún problema.

Si está en equilibrio

Lo adecuado es no tratarlos, en este caso con antibióticos, pues sería una medida desproporcionada que crearía muchos más problemas de los que pretende solucionar. Debemos tener en cuenta que cada tratamiento con antibióticos no necesario es dañino para la persona, pues afecta también a colonias de bacterias necesarias y beneficiosas que viven en nosotros y favorece la presencia de aquellas bacterias que han conseguido hacerse resistentes a los antibióticos, esto se está convirtiendo en un problema de salud de primer orden. Además, sería prácticamente imposible hacerlo y los recursos que los sistemas de salud destinaran a esto no los dedicarían a otros problemas de salud más urgentes y necesarios para la población.

La mayoría de las personas tienen, o tenemos, poblaciones de estas bacterias en nuestro sistema digestivo y no nos dan ningún problema, cuando se instalan en nuestros estómagos es cuando empiezan a fastidiarnos.

Qué sucede en el estómago con las bacterias

Si miramos la concentración de microorganismos en las distintas zonas de nuestro aparato digestivo veremos que el lugar menos poblado del mismo es el estómago. El alto grado de acidez del entorno hace que sea difícil sobrevivir ahí pero el Helicobacter tiene una estrategia que le ha permitido adaptarse.

Su forma de hélice alargada con unos flagelos en el extremo le permite moverse y penetrar la mucosa del estómago, una vez ahí se agarra y empieza a reproducirse.
Para defenderse de la acidez de los jugos gástricos el Helicobacter produce amoniaco por lo que los estómagos infectados son cada vez menos ácidos.

Infección por H. Pylori

Cuando esto sucede la infección por Helicobacter Pylori puede provocar distintos problemas de salud que van desde la inflamación de la mucosa de estómago a las úlceras pépticas y al tipo más frecuente de cáncer de estómago.

Los síntomas más comunes de los problemas causados por la infección son:
– dolor o ardor en el estómago,
– náuseas,
– halitosis,
– pérdida de apetito y peso y
– reflujo de gases en forma de eructos.

Lo habitual es que este tipo de síntomas lleven al médico a mirar si hay presencia de Helicobacter Pylori, esto se puede hacer a través de un sencillo test de aliento, que además es muy fiable si se hace en las condiciones adecuadas.
En caso de dar positivo la opción más frecuente de tratamiento es la combinación de dos tipos de antibiótico y algún fármaco de la familia del omeprazol para reducir la acidez del estómago y que así actúen mejor los antibióticos. No está de más insistir en la importancia de completar rigurosamente este tipo de tratamientos tal y como los pauta el médico.

Uso de probióticos durante el tratamiento contra el Helicobacter Pylori

Es recomendable utilizar probióticos/prebbióticos durante el tratamiento, desde farmacia Abizanda te recomendamos:

Pilorex de Bromatech
Probiótico para helicobacter pylori pilorex

Este probiótico está indicado específicamente para el tratamiento de la infección por la bacteria Helicobacter Pylori.
– Infección bacteriana por Helicobacter Pylori
ERGE
– Acidez de estómago
– Úlceras gástricas
– contribuye a la recuperación de las mucosas

MODO DE EMPLEO

1 cápsula por la mañana y 1 por la noche (1-0-1) antes de las comidas durante 3 meses o hasta mejoría

En el caso de infección por Helicobacter Pylori 1-0-1 durante 3 meses durante el tratamiento antibiótico separado de la toma del antibiótico. Mejora notablemente la recuperación del paciente.

Prodefen Plus
prodefen plus probiótico para uso de antibióticos

Modo de empleo de Prodefen Plus un sobre al día separado de la toma del antibióticos

Gastrus
Gastrus probiótico para infalmación gástrica e intestinal

Gastrus es un comprimido masticable para tomar 1 comprimido al día separado de los antibióticos.

La resistencia a los antibióticos de estas bacterias es cada vez mayor, alrededor de un veinte por ciento de los casos necesitarán un segundo tratamiento y hay colonias que resisten a todo nuestro arsenal terapéutico, en esos casos se intenta controlar la progresión de los efectos de la infección.

Helicobacter Pylori y Cáncer de estómago

La relación entre Helicobacter Pylori y cáncer de estómago, o mejor dicho, algunos casos de cáncer de estómago, es muy curiosa y es un tema objeto de estudio para quienes se dedican a la investigación.

Voy a tratar de resumir simplificadamente esa relación exponiendo algunas cosas que sí sabemos. Para ello he tomado prestada esta imagen de la página de la Amarican Cancer Society www.cancer.org para ilustrar la explicación.

El conducto de entrada que se ve encima del Cardias es el Esófago y el de salida, a continuación del Píloro, es el Duodeno, que es la primera parte del Intestino Delgado

Helicobacter Pylori cáncer de estómago

La infección de Helicobacter Pylori multiplica por ocho el riesgo de Cáncer Gástrico no del Cardias.
Este tumor era el más frecuente hasta los años treinta del siglo pasado, cuando empezaron a comercializarse y a consumirse los antibióticos de manera generalizada. A Partir de ese momento su incidencia ha ido bajando pero sigue siendo un tipo de cáncer muy peligroso, que en muchas ocasiones se detecta tarde. La tasa de supervivencia a cinco años está alrededor del 35%. Este sigue siendo el tipo de tumor gástrico más frecuente

Curiosamente las personas infectadas por Helicobacter Pylori tienen un riesgo menor de padecer Cáncer Gástrico del Cardias y Adenocarcinoma Esofágico.
– En el caso del cáncer de esófago hay estudios que hablan de que el riesgo se reduce en un 45%,
– en el caso del Cáncer Gástrico del Cardias hay más controversia con los números pero también parece que baja algo el riesgo.

¿Cómo puede ser esto?

Que aumente el riesgo de uno pero disminuya el de los otros. Para entenderlo tenemos que volver a echar un vistazo a la imagen del estómago y pensar cómo afecta la infección a cada una de las partes. Por un lado tenemos el Cardias y el Esófago y por el otro lado tenemos el resto del estómago (Fundus, Cuerpo, Antro y Píloro).

La bacteria se agarra a la pared de una de estas zonas del estómago y prolifera ahí, creando una colonia, las células de esa pared van sufriendo una agresión constante, se irritan, se inflaman, y en algunos casos hay una que muta, volviéndose cancerígena. Mientras tanto, en el Cardias y en el Esófago nuestras células no sólo no se enteran de nada sino que están más cómodas que nunca, porque la infección de Helicobacter Pylori ha hecho que nuestros jugos gástricos sean menos ácidos gracias al amoniaco, y sabemos que las personas con reflujo ácido tiene más riesgo de padecer tumores en el Cardias y en el Esófago.

¿Curioso no?

El Helicobacter Pylori sigue siendo objeto de muchos estudios en el mundo científico, por eso decíamos al principio que es la bacteria de la que todo el mundo habla y sabemos que todavía dará mucho más que hablar. Tiene mucho que enseñarnos y nosotros mucho que aprender de todo ese mundo de microorganismos que viven y se relacionan en nuestros cuerpos.

Esperamos que os haya resultado interesante. Ya sabéis que estamos aquí todos los días.

Una respuesta a «Helicobacter Pylori, la bacteria de la que todo el mundo habla»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *