Cuidado de la piel en el tratamiento oncológico.

Desde Farmacia Abizanda te ayudamos a evitar, tratar y paliar los efectos secundarios del tratamiento oncológico, quimioterapia y radioterapia, en tu piel, mucosas, pelo, uñas …

cuidado de la piel durante el tratamiento oncológico

Quienes nos seguís desde hace tiempo sabéis que el cáncer es una enfermedad que nos preocupa especialmente. Yo he pasado por ello y es algo que nunca se deja del todo atrás. Al final son experiencias que marcan mucho y es imposible no ponerse en la piel de quien puede estar ahora en una situación parecida a la tuya. Además, si te dedicas a la salud, es desgraciadamente inevitable encontrarte con una enfermedad tan común, por lo que tratas de estar bien informada y de aportar experiencia y empatía.

El objetivo de esta entrada es compartir con vosotros qué puede hacer una farmacia comunitaria, como la nuestra, para ayudarte durante tu tratamiento oncológico.

Tratamiento oncológico

Nuestro punto de partida es una posición de segunda línea en lo que a los tratamientos oncológicos se refiere, pues como sabéis son tratamientos en los que intervienen distintos especialistas y se coordinan desde el hospital, normalmente en los servicios de oncología médica o de hematología clínica. Los medicamentos para la quimioterapia son suministrados también por la farmacia del hospital y lo más frecuente es que se administren en los hospitales de día.

Nuestro día a día en farmacia Abizanda

Nuestro trabajo, como farmacia comunitaria, no puede entrar nunca en conflicto con el tratamiento que pueda haber pautado el especialista competente, por lo que nuestra obligación es tratar de aportar soluciones a los efectos secundarios de esos tratamientos.

Desde un punto de vista clínico, combatir el cáncer nunca ha sido fácil. Al principio lo más socorrido era la cirugía, que iba bien en algunos casos, pero en muchísimas ocasiones el tumor volvía a aparecer. A medida que hemos avanzado en conocimiento hemos ido descubriendo nuevas estrategias que funcionan mejor, a la cirugía hemos añadido la radioterapia, la quimioterapia, la inmunoterapia, las terapias con células CAR-T, etcétera. Lo más habitual es combinar varias de estas técnicas en un mismo tratamiento, y las más frecuentes son cirugía, radioterapia y quimioterapia.

La cirugía será más o menos complicada dependiendo de a dónde necesite llegar el cirujano y puede llevar aparejados efectos de todo tipo, pero todos tienen en común que estarán en manos de esos equipos de cirugía, que se encargarán del post operatorio, por lo que en lo que afecta a nuestra farmacia, intervenimos poco.

cicatrices

La cirugía deja una huella en la piel que podemos hacer que casi desaparezca, que su curación sea más rápida y lo menos dolorosa posible.

Consúltanos tu caso concreto y te recomendamos como curarla y tratarla para mejorar su cicatrización.

– El top 1 es que no le de el sol, si está en una zona visible no olvides nunca tu protección solar (te recomendamos taparla hasta que la herida está bien curada) y siempre protección solar.

Efectos secundarios del tratamiento oncológico

Los efectos secundarios de la quimioterapia y de la radioterapia ya son otra cosa, ahí podemos aportar mucho porque hay herramientas en nuestra farmacia que pueden hacerlos mucho más llevaderos.

Radioterapia

El tratamiento de radioterapia consiste en administrar radiación, de forma controlada, a una zona del cuerpo para destruir unas células malignas que hemos localizado. Los haces de radiación se concentran en un punto, como cuando quemamos un papel con una lupa.

Para esto se utilizan aceleradores lineales de electrones o aceleradores de protones. En ambos casos hablamos de equipos muy sofisticados que necesitan, además de la inversión que supone comprarlos e instalarlos, personal cualificado para poder planificar y ejecutar los tratamientos que se llevan a cabo en ellos.

El objetivo de estos tratamientos es destruir las células de esa zona afectando lo menos posible a las células sanas de alrededor. Por eso las máquinas se mueven y van cambiando la forma de ese haz de radiación que dirigen al cuerpo.

radiodermitis

Por eso, la piel es el órgano más afectado por la radioterapia y es muy conveniente prevenir y tratar la radiodermitis, que es como se llama al conjunto de lesiones cutáneas que aparecen en un paciente tras la exposición de la piel a tratamientos de radiación.

En nuestra página tenemos un apartado dedicado a cremas para la radiodermitis.

Es muy importante utilizar protección solar durante el tratamiento de radioterapia. Tienes este artículo de nuestro blog en el que te contamos cuales son los efectos en la piel de la radioterapia y como prevenir y reparar los daños.

Quimioterapia

En el caso de la quimioterapia ya hemos hablado en otras ocasiones de los efectos secundarios. Al final, por decirlo de una forma simplificada, es la utilización de fármacos para destruir esas células cancerígenas. Qué pasa, que esos fármacos se distribuyen por todo el organismo y afectan también a otros grupos de células parecidas produciendo efectos secundarios.

Las células tumorales son colonizadoras, se multiplican rápido e invaden otros tejidos, por eso los tratamientos de quimioterapia suelen afectar a otros sistemas del organismo en los que las células se multiplican rápido, y es donde se producen los efectos secundarios más frecuentes.

El ejemplo más claro de esto es la caída del pelo, pero también hay que decir que no todos los tratamientos tienen los mismos efectos secundarios, ni en todos se cae el pelo. En cualquier caso, el pelo es lo más evidente pero también sufren las mucosas, las uñas…

oncología en nuestra web

Hemos organizado el apartado de oncología de nuestra web tratando de agrupar los productos en epígrafes específicos, así tenemos uno dedicado a la piel con hidratación, cuero cabelludo, jabones de piel sensible y la radiodermitis de la que hablábamos hace un momento al hablar de la radioterapia.

protección solar

Bajo el nombre de Solar agrupamos productos de protección solar, indispensables si vas a recibir un tratamiento oncológico.

mucosas

Para organizar los productos destinados a paliar los efectos secundarios en las zonas de mucosas, que por la quimio suelen tender a secarse, hemos dividido en ocular, vaginal, bucal y uñas.

tectum

Hemos dejado un apartado a Tectum, porque es un laboratorio orientado en la oncología y tiene una gama de productos específicos que nos parecen muy interesantes. Reparan el ADN de las células dañadas por los tratamiento oncológicos.

Hoy destacamos el gel y el colutorio.

El gel corporal y de higiene íntima* ayuda a minimizar el efecto del tratamiento, evita que utilices otros jabones o geles que pueden resecar y empeorar el estado de tu piel, ayudando a la recuperación más rápida combinándolo con la crema.

El colutorio es un imprescindible para el cuidado de la boca, evitarás que se deteriore la mucosa, en caso de mucositis o aftas te recomendamos que lo combines con aftapro

*Gel de higiene íntima es apto para todo el cuerpo. se nombra comercialmente así para que pueda usarse y recomendarse apto para la zona íntima.

alimentación y suplementos en el tratamiento oncológico

Hemos dedicado también un par de apartados a la alimentación y a los suplementos, porque pensamos que en caso de tratamientos oncológicos pueden ayudar mucho. Puede ser muy difícil alimentarse con normalidad cuando duele y desgraciadamente es algo que puede pasar con la quimioterapia.

Cuando esto sucede hay que tratar de paliar esos efectos, aliviar los síntomas más incómodos y tratar de ayudar a que esa persona continúe nutriéndose e hidratándose.

cosmética y maquillaje durante el tratamiento oncológico

Por último tenemos un apartado de cosmética oncológica, indicada para prevenir, aliviar y reparar los efectos secundarios de la quimio en la piel.

Así que ya veis que tenemos un montón de productos que pueden ayudar en caso de que los necesitéis, pero sobre todo tenemos una cosa que ofreceros, nuestro apoyo y nuestro consejo profesional.

Ya sabéis que para eso estamos aquí todos los días.

3 respuestas a «Cuidado de la piel en el tratamiento oncológico.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *