Mente positiva. Entender tu mente mejora tu salud

mente positiva

Tengo que reconocer aquí que me da un poco de repelús todo lo que conlleva el tema de la mente positiva. Hay demasiados artículos publicados sobre la «mente positiva» y la mayoría caen en una simplificación buenista que me pone los pelos de punta. A veces parece que hay quien quiere convencernos de que si tenemos problemas es por nuestra culpa, por no ser suficientemente positivos.

En este espectáculo simplificador en el que muchas veces vivimos no conviene enviar mensajes complejos, es bien sabido que tendrán menos vistas en nuestras páginas y menos likes en nuestras redes. Mejor algo sencillo y buenrollista, vivimos en el mundo de las oportunidades, si no somos felices no es porque no podamos, es que no sabemos hacerlo, pero podríamos ser igual de felices que ese personaje público al que todos admiramos, ése del que pensamos que sabemos todo cuando no tenemos ni idea de lo que pasa por su cabeza.

Si cambiamos la felicidad por la riqueza nos pasa igual, si no somos millonarios no será porque no vivamos en un mundo en el que cualquiera puede ser millonario y crear un imperio desde la nada, ejemplos hay a patadas.

Ya os avisé, el tema, tal y como está tratado en la mayoría de los sitios pone los pelos de punta, podéis probar a poner «mente positiva» en Google pero no os lo recomiendo. La canción no me gusta demasiado, que me perdonen los fans de Junior H. pero no es mi estilo, y en los enlaces más de lo mismo, si no tienes éxito es que no tienes una mente demasiado positiva, no tienes nada más que cambiarla, como si las personas cambiáramos a voluntad nuestra mentalidad como quien se cambia la ropa interior.

Hablemos claro,

estas cosas no son tan sencillas y no se aprenden en un canal de youtube. Es verdad que vamos evolucionando y que con esfuerzo aprendemos cosas, pero nos cuesta mucho y tenemos que reconocer que las personas somos bastante ceporras.

Tendemos a dejarnos llevar, asumimos como verdades cosas que no lo son, o al menos no tienen por qué serlo, y perdemos nuestra racionalidad.

un ejemplo

No se me ocurre mejor ejemplo para reflexionar sobre esto que el fenómeno “fan”. Ser fan de algo, o de alguien, no está mal visto y por supuesto hay fans que no tienen por qué perder su racionalidad, ni su ropa interior, ante la visión de aquello de lo que son fans. Pero fan viene de fanático, no de fantasioso o de fantástico, y debería darnos un poco más de pudor reaccionar como fanáticos ante aquello que nos gusta, que creemos que es lo mejor, o lo que sea.

Si en los cafés a los que iba la juventud de Viena en el 1900 discutían acaloradamente los fans de Bach con los de Chopín, o hace menos los mods quedaban para pegarse con los rockers en las playas de Brighton, nos parece lo más normal, cuando vamos madurando, que seamos capaces de disfrutar tanto de los Conciertos de Brandenburgo como del Jailhause Rock o de los Who.

Sin embargo, el modelo televisivo del chringuito del fútbol, consistente en llevar como contertulios a fanáticos maleducados, se ha hecho un hueco muy grande en nuestros medios de comunicación, en nuestra política, en nuestras redes sociales…

Así que ya os habréis dado cuenta de que mi concepto de mente positiva a lo mejor no es el que os esperabais.

Qué es entonces una mente positiva.

Aquella capaz de relativizar, de poner en contexto las situaciones que le toca vivir, aquella que es capaz de buscar soluciones, de mirar un poco más a largo plazo, sin meterse mucho en el pozo o siendo capaz de salir de él.

Relativizar es la palabra clave, darnos cuenta de que no siempre vamos a tener en nuestra mano el dominio de la situación, que los seres humano enfermamos y morimos igual que nacemos y vivimos, todo eso es relativizar.

Esto de tener una mente positiva está muy bien pero:

cómo la desarrollamos, cómo la educamos.

A lo mejor ahí está la cuestión, tenemos un desconocimiento muy grande de cómo funcionamos psicológicamente, una de las cosas que más nos sorprenden de nuestro cerebro es lo bien que rellena los huecos. Podría quitar una letra, dejando un espacio, en cada una de las palabras de este texto sin afectar a la comprensión del mensaje, nuestro cerebro rellenaría los huecos.

Sabemos que hay un montón de estímulos a los que las personas estamos constantemente sometidas, pasan un montón de cosas a nuestro alrededor a las que no necesitamos prestar atención conscientemente porque de una manera intuitiva nuestro cerebro es capaz de discriminar qué es lo importante.

Pero en esta época que nos ha tocado vivir hemos multiplicado esos estímulos y esa presión, y muchas veces no sabemos muy bien cómo gestionar eso que hemos llamado estrés.

estrés, ansiedad, frustración

El estrés es un mecanismo animal de supervivencia que funciona bien si te persigue un león, o si eres tú quien persigue al león, pero si lo que te persigue es la hipoteca y has firmado a treinta años ya no funciona tan bien. Si a esto añadimos nuestras propias inseguridades y la necesidad natural que tenemos de vernos reflejados en nuestros iguales tenemos un fantástico cóctel de frustración y ansiedad, el estrés.

Desconocemos el efecto que van a tener a largo plazo los estímulos que asumimos en nuestro día a día, el ejemplo que se me viene a la cabeza son las redes sociales.

Desde un punto de vista psicológico es evidente que hay algo importante, aunque sólo sea porque como usuarios le estamos dando esa importancia deberíamos reflexionar sobre ello. Lo cierto es que tienen un componente que nos engancha.

Probablemente dentro de unos años sepamos más y gestionemos mejor esta realidad paralela pero ahora mismo es algo que muchas veces nos está desbordando, si preguntas a cualquier psicólogo te dirá que es un tema importante que ven reflejado en sus consultas.

en resumen

Así que psicológicamente estamos un poco desbordados por la realidad en la que vivimos, a veces sube el caudal y el agua rebosa y otras veces la cosa está más tranquila, vivimos con prisa y asumimos como inevitable un nivel de estrés que a veces no somos capaces de controlar.

Sabemos que estamos estresados, somos conscientes de que vivimos en una realidad que nos impone un ritmo frenético, que actuamos sin reflexionar demasiado y que demasiadas veces podemos meter la pata. Pero no vemos alternativa.

Si sabes esto y además eres capaz de reírte un poco de ti misma, de tener esos momentos en los que eres capaz de relativizar, entonces tienes, como tenemos todos cuando estamos bien psicológicamente, una mente positiva. Lo que tienes que hacer es cuidarla.

como cuidar tu mente positiva

– Trata de ver las cosas con perspectiva
– busca ese compromiso contigo misma que te permita tener tus momentos de relax,
– oxigénate,
– disfruta de tu entorno, de tu día a día.
– Trata de hacer las cosas bien pero no te exijas la perfección.
– Relaciónate con los demás, está demostrado que unos buenos lazos sociales están asociados a calidad y esperanza de vida, los amigos, como buenos tesoros, son además una fuente de salud.
– Cuídate.

Eso es tener una mente positiva.

Si no te ves capaz o sientes que la realidad puede más que tú, busca ayuda, las cosas no van a cambiar solo por querer que cambien, los problemas tienen solución pero no siempre es fácil encontrarla, ni a veces aceptarla.

Tal vez últimamente no estés teniendo esa mente positiva de la que hablábamos y no estés pudiendo tomar distancia. Es así, somos seres humanos y nos pasan estas cosas, tenemos que volver a relativizar y si no somos capaces es un síntoma de que necesitamos ayuda.

Solo somos personas que reaccionamos como podemos ante la realidad que nos toca vivir, la cosa es ser capaces de avanzar y superar las adversidades.

Podemos ayudarte

Disponemos de una amplia gama de productos que te ayudarán a dormir mejor, a aumentar tu energía, mejorar tus defensas y disminuir tu ansiedad de forma natural.

Mejora tus defensas

Inmunoferon 45 cápsulas

su fórmula contribuye al funcionamiento normal del sistema inmune.

La mejor defensa, un sistema inmune fuerte y activo.

Descansa y sueña

ZzzQuil Gominolas Melatonina

Elaboradas con un sencillo formato en gominolas en las que encontramos una poderosa composición que ayudará a conciliar el sueño tras tomarlas de forma más rápida.

Aumenta tu energía

Pharmaton Complex

evita el cansancio y mantiene la vitalidad y la energía durante todo el día.  Te ayudará a mantenerte activo mentalmente aportando la energía que necesitas.

Estado de ánimo

Serenil Buen humor de Aboca

gracias a su formulación natural, es útil para favorecer una serenidad natural y un estado de ánimo equilibrado.

Defensas Vitaminas

Luxmetique Fórmula Defens 19

a base de extractos vegetales, minerales y vitaminas que estimula el sistema inmune y refuerza las defensas.

Concentración

Y para tu memoria

En situaciones de estrés necesitamos tranquilidad y concentración para abordar los problemas de manera natural

Así que ya sabéis que en nuestra farmacia encontraréis todos los días una mente positiva dispuesta a echar una mano.

Podemos ayudarte te esperamos!!

Ya sabes que estamos aquí para ayudarte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *