Radioterapia, efectos en la piel.

cuidados de la piel con radioterapia

En este artículo de hoy, elaborado a partir de información suministrada por el departamento de comunicación del COG (Centro Oncológico de Galicia) , vamos a comentar:

qué le sucede a la piel cuando es sometida a un proceso de radioterapia,
qué efectos secundarios pueden aparecer en la piel tratada por el proceso, y
qué os recomendamos como cuidados básicos y tratamiento de la piel agredida en cuanto a hidratación , limpieza con jabones y geles y protección solar.

Hoy en día el tratamiento de muchos tumores incluye la radioterapia, que como sabéis
consiste básicamente en eliminar, por medio de la radiación, esos grupos de células
degeneradas y malignas que nos causan el cáncer.

Los equipos de radioterapia, nos cuentan, son cada vez más precisos en el momento de dirigir ese haz de electrones a un punto concreto de nuestro organismo; ahora mismo sofisticados programas y sensores monitorizan los movimientos naturales del paciente, para compensar por ejemplo, todo el movimiento que se produce en nuestro tórax mientras respiramos, con lo que consiguen mucha precisión tanto en la dosis de radiación administrada como en el lugar donde se administra.


«La verdad es que el campo de la radioterapia es un buen ejemplo de innovación científica multidisciplinar; todos nuestros tratamientos han sido diseñados por un médico especialista en radioterapia, que identifica y delimita las zonas a tratar, y un radiofísico hospitalario que calcula y programa ese tratamiento, usualmente en un sofisticado Acelerador Lineal de Electrones si se trata de radioterapia externa, o por medio de algún tipo de implante o aplicación de radioterapia interna. Tanto los médicos como los físicos han tenido que superar un examen (MIR o RFIR) y un período de formación de varios años como Residentes. » nos indican fuentes del COG.

Efectos secundarios de la radioterapia en la piel

El caso es que la piel es nuestro órgano barrera, que nos envuelve y nos contiene por todos lados. Para llegar a irradiar hasta destruir las células de una zona donde se ha identificado un cáncer, siempre va a tener que pasar esa radiación por medio de nuestra piel.

Si vemos un tratamiento de radioterapia, como podemos ver en este vídeo del Centro Oncológico, la máquina se está moviendo alrededor del paciente para apuntar siempre el máximo de radiación al mismo punto, al cáncer.

Los efectos secundarios más frecuentes para nuestra piel, según Medline, que es la publicación de la biblioteca nacional de medicina del gobierno de EEUU son los siguientes:

Piel enrojecida o que parece «quemada por el sol«. Piel oscurecida. Picazón. Protuberacias o erupción cutánea. Peladura. Pérdida de cabello en la zona de tratamiento. Adelgazamiento o engrosamiento de la piel. Dolor o hinchazón del área. Sensibilidad o entumecimiento. Úlceras cutáneas.

Por eso es fundamental tener una buena rutina de cuidado de la piel antes, durante y después de un tratamiento de radioterapia; las principales pautas a seguir son las siguientes:

Rutinas antes, durante y después de la radioterapia

Nuestras recomendaciones:

Usa siempre jabón para pieles sensibles y trata la zona con mucha delicadeza, piensa que cualquier rasguño o agresión que en situaciones normales no tendría importancia ahora puede ser el comienzo de un problema. Nada de frotar.

Utiliza sólo la crema hidratante recomendada; nosotras estamos muy contentas con la gama que nos ofrece Tectum pero tu médico o tu servicio de enfermería pueden recomendarte otras.

No puedes dejar que te de el sol en esa zona al menos hasta un año después de finalizado el tratamiento, y cuando pase ese tiempo usa siempre cremas con un índice de protección alto en esa zona. Y recuerda proteger la piel del sol todos los días del año!

La nutricosmética solar ayuda a proteger la piel de la radiación solar y a reparar las quemaduras solares, puede ser un gran aliado para proteger la piel durante todo el año. Consúltalo con tu médico o en la farmacia.

No te pongas ropa ajustada ni nada que pueda rozar esa zona, en el caso del pecho a veces se hace complicado pero evita siempre las gomas y comprimir la zona. Son mejores los tejidos de algodón e hilo.

Consulta siempre, antes de hacer cualquier cosa en la zona, ya sea depilarla, usar maquillaje o ponerte un tatuaje (que ya te digo que es absolutamente desaconsejable).

Ya sabes que estamos aquí los 365 días del año y alguna ya hemos pasado por esto, puedes preguntar, debes preguntar siempre que tengas cualquier duda. Estamos aquí para ayudarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *