Salud íntima y sexual en diciembre

salud intima y sexual

Queremos poner énfasis este mes de diciembre en la promoción de la salud íntima y sexual, así que he empezado repasando las entradas anteriores que hemos publicado aquí sobre el mismo tema.

Hace más de dos años te preguntaba si: ¿Te importa tu salud sexual? porque es muy preocupante que la generación con más información disponible sea la que menos se preocupe y proteja contra las enfermedades de transmisión sexual.

A principios de este año publicamos nuestros siete consejos para proteger tu salud sexual y hoy queremos insistir un poco en el tema, porque: ¿Qué sería del sexo sin perseverancia? 🙂

Si no fuera el sexo una idea machacona que está siempre lista para despertar en nuestro cerebro al menor estímulo tal vez el ser humano ya no estaría en este planeta, ni los monos, ni las ballenas, los leones las ratas o las gaviotas; porque todos utilizamos el sexo para relacionarnos y organizarnos socialmente.

la sexualidad

Nuestra sexualidad nos define como individuos y es algo fundamental en nuestras vidas; esto es algo científicamente demostrado pero además evidente si observamos el espectro ideológico de nuestra propia sociedad, pues podemos ver cómo las diferentes posturas ideológicas se posicionan, de manera más o menos nítida, en uno u otro lado con relación a la sexualidad.

La importancia, más o menos velada, de la sexualidad en nuestra sociedad de consumo queda de manifiesto si simplemente observamos cómo la industria, por medio de la publicidad, se ha apoyado siempre en contenidos sexuales más o menos explícitos para vendernos lo que sea.

qué pasa en la adolescencia

La adolescencia es el momento definitivo en nuestro aspecto personal, ahí vamos a adquirir nuestras filias y nuestras fobias, nuestros prejuicios y nuestros tabús. En la formación de esta identidad sexual que nos vamos construyendo influyen todos esos mensajes que vamos recibiendo desde la infancia, nos creamos unas expectativas de manera más o menos consciente (hay que decir que muchas veces de forma muy poco consciente) y en el cumplimiento, o no, de esas expectativas, podemos encontrar satisfacción o frustración.

La pornografía, o al menos la mayoría de la pornografía que se comercializa en estos momentos cae  en ese exceso, es muy machista y hace que perviva esa visión de la mujer orientada a la satisfacción sexual del hombre; si tenemos en cuenta que hoy por hoy la pornografía es la principal fuente de acceso de los adolescentes a la “información sexual” mal vamos. Porque el porno no es información, es un objeto de consumo como tantos otros, porque aunque el acceso a las webs pornográficas sea gratuito hay alguien al otro lado haciendo negocio contigo. Como ya deberías saber a estas alturas.

Por eso es tan importante ser capaces de ponerse en la mente de nuestros chavales, para darnos cuenta de que el mensaje de igualdad que transmitimos desde las instituciones se contrapone, y mucho, con los estímulos que reciben a través de la omnipresente pantalla, donde por desgracia se normalizan muchas de las conductas más ¿aberrantes?

educación e información

Cómo hacer llegar la información a los adolescentes y que se la crean es el paso decisivo. Confían más en internet y sus fuentes de twiter, grupos de whatsapp que en sus padres y profesores o médicos de cabecera… Ya no digamos si se lo ha contado su BFF (Best Friend Forever)

Habrá que afrontar el problema de frente y enfocarlo de manera global, los padres tenéis que superar el miedo a hablar del tema y ayudarles a conocer los riesgos de UNA relación sexual SIN PROTECCIÓN o NO CONSENTIDA
– una vez es suficiente para el contagio de una ETS,
– UNA relación forzada o no deseada es demasiado

Así que manos a la obra y empecemos por leer y compartir con los adolescentes este fantástico artículo de Irune Andraca en el que partiendo de una visita al médico de cabecera de una adolescente saltan todas las alarmas y se atreve a explicar alto y claro las enfermedades de transmisión sexual y sus consecuencias. Gracias por el esfuerzo y la claridad en tus palabras.

salud íntima y sexual

Por eso creemos que es necesario definir qué es sexo saludable; para nosotras es aquel que se practica con gusto, conociéndose, valorándose y escogiendo qué quieres hacer, con quien, de qué manera, dónde y cuando; con confianza para decir lo que te apetece y lo que no y con la información pertinente para no aumentar los riesgos.

según la OMS la salud sexual se define como: «un estado de bienestar físico, mental y social en relación con la sexualidad. Requiere un enfoque positivo y respetuoso de la sexualidad y de las relaciones sexuales, así como la posibilidad de tener experiencias sexuales placenteras y seguras, libres de toda coacción, discriminación y violencia.»

Con estas premisas podemos, y debemos, intentar tener una vida sexual plena, que no nos dará más que beneficios para nuestra salud,
– desde la autoestima tan importante de sentirse querida y respetada
– a una reducción de la presión arterial que está asociada a un montón de complicaciones médicas.
– Practicar sexo de forma regular reduce en los hombres la incidencia del cáncer de próstata,
– tanto a hombres como a mujeres nos hace aumentar la líbido,
– nos reduce el estrés y
– va bien para el corazón (reduce el riesgo de infartos).
– También implica hacer ejercicio y a nosotras nos ayuda a fortalecer nuestro suelo pélvico.

Todo son ventajas así que a practicar sexo todo el mundo, y si necesitas cualquier cosa, desde preservativos a lubricantes, estimuladores o cualquier artículo de higiene íntima ya sabes que estamos aquí todos los días del año.

Sabemos que es un tema delicado y que hablar de estas cosas produce mucha tensión (tendríais que ver las vueltas que dan algunos chavales por la farmacia para pedir una caja de condones) pero si necesitas cualquier producto o asesoramiento no dudes en pedírnoslo o consultarnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *