Piel atópica: que un brote no arruine la salud de tu hijo. ¡La educación es salud!

cuidado piel

Hoy hemos decidido actualizar un poco esta entrada de 2017 porque sabemos que la piel atópica es un tema que preocupa a muchas personas. Como decíamos, sois muchos los padres y madres que acudís a nuestra farmacia preocupados por el estado de la piel de vuestros hijos y buscando una solución a la tan temida dermatitis atópica.

Piel Atópica, la palabra Atópica..

La palabra atópica es de origen griego y etimológicamente significa “fuera de lugar”, podemos traducirlo como extraño, raro, diferente. Menos mal que no sabemos mucho griego porque podríamos sentirnos algo ofendidos si el médico nos dice que lo que nos pasa es que somos unos raros. En defensa del médico hay que decir que él tampoco sabe griego, de manera que no lo dice para provocarnos.

En medicina, hace casi cien años, un médico con nombre de estupefaciente apellidado Coca fue el que propuso llamar atópicas a estas enfermedades algo raritas. De entre todas las atópicas destacan por su incidencia tres, la llamada tríada atópica, que está formada por la dermatitis, la rinitis y el asma. Son la medalla de oro, plata y bronce de las enfermedades atópicas.

La atopía se define actualmente como una hipersensibilidad medioambiental de origen genético.

La Piel Atópica

En la entrada de hace unos años decíamos que la dermatitis atópica es un trastorno cutáneo prolongado que consta de erupciones pruriginosas y descamativas ; debido a una reacción en la piel que provoca picazón, hinchazón y enrojecimiento continuos.

La piel atópica es más seca de lo normal, esto quiere decir que tiene poco contenido en agua y en grasa y por eso se descama e irrita.

Causas de la Piel Atópica

Como sucede con muchas cosas en esta vida no conocemos las causas que hacen que unas personas sean hipersensibles y otras no, pero sí vamos conociendo los mecanismos que intervienen en estas reacciones que suceden en las pieles atópicas. Las personas con pieles atópicas tienen, al igual que las personas alérgicas, unos niveles muy altos de Inmunoglobulina E, una proteína con la que se forman los anticuerpos IgE. Estos anticuerpos son los causantes de la respuesta inmune de nuestro cuerpo.

Cuándo se inicia la Piel Atópica

La dermatitis atópica es más común en bebés y puede comenzar entre los 2 y 6 meses de edad; pero también son muchos los adultos que la sufren. Muchas de las personas que lo padecen en su etapa infantil lo superan con el tiempo a comienzos de la vida adulta.

Desde la farmacia Mariana Abizanda te damos 7 consejos para el cuidado de la piel atópica del bebé o niño  que esperemos resulten de gran ayuda para decirle adiós a los brotes atópicos de tus hijos.

Nuestros consejos:

1.-¡Al agua patos! : Debemos tomar ciertas precauciones a la hora del baño ya que puede resecar la piel. Lo ideal es que sea un baño corto y que el agua esté tibia-caliente (entre 30º-35ºC) y se deben usar productos específicos para el baño del bebé con piel atópica ya que no contienen jabón y evitan que la piel se deshidrate. Además el secado debe ser suave, con toalla de algodón y sin frotar, a pequeños toques. Presta atención en los pliegues.

2.-¡Cremita por aquí, cremita por allá!: Aplicar crema emoliente en las zonas problemáticas y una loción hidratante en el resto del cuerpo ayudará a reducir el número de brotes y la necesidad de tratamiento médico. Existe una amplia gama de cremas y lociones específicas para mantener en buen estado la piel atópica del bebé y del resto de la familia tanto para uso diario como para el momento del tan temido brote.

3.-Poniéndonos guapos: Se debe elegir siempre ropa de algodón o lino y evitar la lana y ciertas fibras sintéticas. En el lavado de la ropa se recomienda usar un detergente suave y prescindir de los suavizantes, ya que los perfumes y tintes de estos productos pueden desencadenar algún brote.

4.-En casa…: Los alérgenos (como el polen, ácaros del polvo o animales) pueden desencadenar o agravar los brotes atópicos. Se recomienda, por tanto, ventilar la habitación a diario y evitar elementos que puedan retener polvo, como alfombras, peluches, ropa de cama con plumas, etc. En niños, y sobre todo adultos, el estrés emocional también puede desencadenar dichos brotes.

5.-¡Ya viene el frío! : La dermatitis atópica empeora en invierno con el frío, la baja humedad y la calefacción. Mantén la temperatura de casa entre los 20-22ºC y presta atención en hidratar bien la piel como comentábamos anteriormente.

6.-Solcito, ¡ven a mí!: En verano la dermatitis atópica generalmente mejora. El sol y los baños de agua de mar pueden ser muy beneficiosos, aunque a algunas personas el sudor por las mayores temperaturas puede llevarles a manifestar empeoramientos. No podemos olvidarnos de la protección solar, así que cuidado con el sol y usa productos con FPS 50+. El cloro de las piscinas también puede secar la piel, por lo que se recomienda que el baño sea corto, que se aclare bien después y aplicar una buena loción hidratante.

7.-Por una salud consciente: Al hacerse tu hijo mayor será importante que empiece a tener control en el manejo de su dermatitis. Enséñale cómo prevenir los brotes y ayúdale a controlar la urgencia de rascarse cuando le pique la piel. Ambos ganaréis en salud y sonrisa.

En la Farmacia tenemos productos para calmar y recuperar la piel en el momento del brote de la piel atópica, estos son algunos de los que podemos recomendarte:

Así como las cremas emolientes y de hidratación diaria para prevenirlos y mantener la hidratación que la piel necesita. Algunas de las más recomendadas:

Hemos incorporado recientemente la marca Weleda, laboratorio a la vanguardia de cuidados naturales, solamente emplea materias primas cuyo origen sea 100% natural. Te proponemos su línea atópica para bebés, máximo cuidado para las pieles más sensibles:

Si necesitas consejo o asesoramiento, estamos en Farmacia Abizanda para ayudarte en lo que necesites. Queremos ser tu farmacia de confianza. ¡Te esperamos!

Higiene en la ducha. 7 consejos

higiene en la ducha

Un poco de historia sobre la higiene y la salud

La importancia de la higiene es algo que debemos conocer de sobra, si queremos entender cómo hemos sumado más de cuarenta años a nuestra esperanza de vida en el último siglo es uno de los factores clave.

Para que toda la sociedad haya tenido la posibilidad de elevar sus mínimos higiénicos hemos necesitado la creación de infraestructuras públicas, como las necesarias para la recogida y tratamiento de la basura que generamos, el acceso al agua corriente o al alcantarillado.

Además de la higiene hay otros factores que también han sumado años y han cargado nuestra mochila de grandes expectativas como la disponibilidad de los antibióticos para tratar infecciones, la existencia de un sistema de salud más o menos accesible a todos y un mercado abarrotado de productos que permite una alimentación mucho más rica y variada de la que había hace un siglo para mucha gente.

Según la OMS podríamos subir automáticamente nuestra esperanza de vida al menos en cinco años más simplemente controlando otros seis factores de riesgo;
– el consumo de alcohol,
– el agua insalubre que todavía se bebe en buena parte del mundo (según este informe de la OMS dos mil cuatrocientos millones de personas viven hoy en condiciones insalubres),
– la desnutrición infantil,
– la hipertensión arterial,
– el saneamiento público y
– el riesgo que muchos asumen en sus prácticas sexuales.

Rutinas de higiene

Hemos interiorizado rutinas en el caso de la higiene que, si no las hacemos correctamente, pueden ser responsables de complicaciones en nuestro día a día, por eso hacemos nuestros talleres de higiene bucal, para enseñar a nuestros hijos a lavarse bien los dientes, y por eso queremos compartir con vosotros estos siete consejos para una buena higiene en la ducha, pues no conocemos a muchas personas que cumplan todos en su rutina diaria.

7 consejos sobre la higiene en la ducha:

1.- En la mayoría de los casos debemos bajar la temperatura del agua, esta es una de las cosas que tendemos a hacer mal porque poner el agua bien calentita puede ser muy confortable, pero no es bueno para tu piel. Se recomienda templada, concretamente a unos 30º.

2.- Has de mirar el tiempo que pasas bajo el agua, toda la ducha no debería pasar de los 5 minutos así que si tiendes a eternizarte bajo el agua lo estás haciendo mal.

3.- No abuses del jabón, pues elimina el manto ácido de tu piel. En la farmacia tenemos productos de ducha que respetan más esa capa hidrolípida que recubre tu piel.

4.- También es importante aclararse bien, pues los restos de gel o de jabón pueden irritar tu piel.

5.- Hay determinadas zonas del cuerpo que suelen ser peor tratadas en nuestra rutina, recuerda frotar bien la espalda y cepillar rutinariamente las uñas de las manos y los pies, son zonas que a muchos se nos olvidan.

6.- Secarse bien es nuestro sexto consejo, a no ser que utilices algún aceite, en cuyo caso puede ser mejor que trates de secarte al aire. En el resto de los casos hay que secarse bien y evitar dejar la piel húmeda, así no será fuente de hongos.

7.- Utilizar los productos adecuados es básico, y además hay que usarlos en la cantidad adecuada. Si te pasas con el champú, por ejemplo, luego no habrá quien lo elimine del pelo.

una curiosidad sobre el pH

El PH es la medida del grado de acidez; nuestra piel oscila de manera natural entre 4,5 y 5,9 y el agua tiene un PH de 7, por eso tenemos que utilizar en la ducha productos con un PH de alrededor de un 5.

El PH neutro de verdad es el del agua, 7. Por encima de 7 se dice que es una solución alcalina y por debajo de siete se considera ácida. Lo que pasa es que como nuestra piel es un poco ácida se estima que un PH de 5,5 es el nivel neutro ante nuestra piel. Que en este caso es lo que mejor nos viene.

CONSÚLTANOS SIN NINGÚN COMPROMISO

Si estás interesado en alguno de nuestros servicios,
Pídenos cita:
? por teléfono 986 36 90 42
? en la farmacia ?
? via whatsapp 620 180 656
? o por la web mandando un mensaje a: https://www.farmaciaabizanda.com/contactanos

Te atenderemos encantados.

En Farmacia Abizanda “Cuidamos de ti 365 días al año”