Tratamientos para el acné juvenil que evitan las cicatrices | Abizanda

Los años de la adolescencia vienen cargados de un montón de cambios, tanto físicos como emocionales. Es la etapa en la que se define la personalidad y las bases del autoestima. Y en este sentido, el aspecto físico es fundamental. Causa común de la preocupación de los adolescentes son los brotes de acné, que afectan el rostro, la primera carta de presentación. En este sentido, los tratamientos para el acné juvenil son aliados fundamentales.

¿Qué es el acné juvenil?

El acné juvenil es una alteración de la piel, que genera la aparición de granos, barros, espinillas, puntos negros y demás lesiones que afectan la salud y la estética facial. La principal entre las causas del acné es la inflamación de la glándula sebácea y el folículo piloso.

También influyen factores hormonales, hereditarios e incluso psicológicos. Es muy común en los años de la adolescencia, y suele desaparecer a medida que se entra en la adultez. Sin embargo, de acuerdo a la gravedad de las lesiones, las cicatrices y marcas pueden hacerse permanentes.

Los tratamientos para el acné juvenil combinan la acción de diferentes agentes, para reducir los brotes y eliminar las marcas de las lesiones. En Abizanda contamos con el más completo catálogo de alternativas tópicas y farmacológicas, para controlar en acné en los jóvenes.

Causas del acné juvenil

Antes de avanzar en los tratamientos para el acné juvenil, es necesario profundizar en las diferentes causas que lo generan. La primera es la obstrucción de los folículos pilosos de la piel, por la presencia de grasa o de células muertas.

Pero la generación de lesiones es más compleja. Se relaciona con que la piel no respira de manera adecuada. También se vincula con el aumento en la secreción de las glándulas sebáceas, así como la alteración de la microflora bacteriana de la piel.

Las variaciones hormonales también son un factor desencadenante. Es por ello que el acné es tan común en la adolescencia.

Síntomas del acné en los jóvenes

Los tratamientos para el acné juvenil van a depender de cuáles sean los síntomas que se presenten en cada caso, cuya variación puede ser considerable. Las lesiones más leves son los puntos blancos, que vienen a ser los poros tapados cerrados.

Le siguen las espinillas, que son los poros abiertos tapados. También son comunes las pápulas, irregularidades sensibles, pequeñas y rojas. Y los granos, que son pápulas con pus en la punta. En casos más severos de acné, se generan en la piel nódulos, que son bultos grandes, sólidos y dolorosos debajo de la piel.

Otra afección que puede presentarse en los casos de acné severo son las lesiones quísticas, que son bultos dolorosos llenos de pus debajo de la piel. Generalmente todas estas lesiones aparecen en la cara, el pecho y la parte superior de la espalda y hombros.

Tratamientos para el acné juvenil

Además de mantener buenos hábitos de higiene y alimentación, existen diferentes opciones tanto tópicas como farmacológicas, para combatir el acné juvenil. Veamos algunas de ellas.

Acné leve

El acné leve debe tratarse de manera inmediata, para prevenir que evolucione y se agrave. En este sentido, son varios los componentes eficaces, pero se destaca el  ácido glicólico y ácido salicílico. Ambos ingredientes evitan el exceso de segregación sebácea en las pieles que tienen tendencia grasa o acnéica.

Una de las mejores fórmulas de uso diario en este sentido es Neostrata Gel Forte Salicilico. Se trata de un gel fluido con alta concentración de estos ácidos. Su uso continuado ayuda a lograr una piel más lisa y matificada. Es ideal tanto para el rostro como para pecho y espalda.

Acné moderado

Cuando la piel no solo presenta puntos blancos o espinillas, sino que empieza a desarrollar granos y otras lesiones con cierta frecuencia, es necesario profundizar en los tratamientos para el acné juvenil.

El acné moderado puede dejar lesiones y marcas en la piel, así que lo ideal es combatirlo. Uno de los mejores productos para sumar a la rutina facial, es el Acnilaude M De Rilastil Cumlaude. Se trata de un tratamiento hidratante seborregulador y matificante, ideal para personas con acné e impurezas faciales.

Su efecto matificante es inmediato. También regula la producción del sebo y previene la proliferación de bacterias responsables del acné. Lo ideal es aplicarlo por la mañana y por la noche.

Acné severo o muy severo

Para los casos de acné severo, los tratamientos para el acné juvenil de uso tópico, pueden complementarse con fármacos de acción antibiótica, que trabajan el problema desde el interior del organismo. Lo ideal es seguir las recomendaciones de tu dermatólogo. En nuestra farmacia encontrarás las fórmulas más eficaces para devolver la lozanía a tu piel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *